Cinco tips para tener una relación exitosa con tus empleados.

Los empleados son la base del progreso del negocio, pero para que funcione debes tener claro que son una prioridad y un activo. Hay que cuidarlos y saber gestionarlos.

Imagen relacionada
  • Organización. Lo que comienza bien, siempre se desarrolla correctamente. Como empresario, debes saber qué quieres hacer, a dónde quieres llegar y cuáles son tus exigencias para que te acompañen. Y eso aplica a tus colaboradores. Esto es parte de tu política interna, que los empleados siempre estén enrolados con la visión y misión del negocio, así como la tuya personal.
  • Todo por escrito. Desde que el empleado entra a formar parte del equipo, entrégale su contrato; en el que establezca la fecha de entrada, su paquete salarial, la posición que ocupará y los límites a lo que deberá acogerse. Es una manera de que estés claro tú y el de todos los puntos importantes. Recuerda que una vez comience a trabajar, será más complicado para ti crear límites. Además, el principio laboral de “La duda favorece al empleado” se aplica siempre en desmerito de tus intereses. De ahí que requieras diafanidad en todo lo que es tu relación con el empleado.
  • Todo claro, para ti y para ellos. Habla siempre con la verdad. Tus empleados merecen saber su situación en relación a lo que esperas de ellos. La mayor parte de los procesos judiciales laborales nacen por falta de comunicación diáfana y consistente, cuando no están claros comienzan a suponer, y de ahí es un paso para un mal entendido. Crea políticas de comunicación efectiva con tus empleados y fomenta que la tengan contigo y entre ellos. Te ahorras muchos dolores de cabeza.
  • Siempre paga la TSS. La Seguridad Social como la DGII son un socio para ti. Te guste o no, es la realidad. No basta con que le tengas un seguro médico. La SS se compone de cobertura de pensiones, cobertura de riesgos laborales y el seguro familiar de salud. Debes entender que cuando no pagas la TSS de manera regular y en base al salario real de los empleados, te arriesgas a un problema financiero si tienen una enfermedad o accidente laboral; así mismo, la TSS podrá perseguirte penalmente por defraudar al sistema, más el costo en indemnizaciones al que estarás expuesto.
  • Crea tu reglamento interno. Estas son las reglas de juego de tu negocio. Un reglamento interno son las normas, que una vez son avaladas por el Ministerio de Trabajo, pasan a formar parte del contrato de trabajo de todos tus empleados. Te protegen a ti y al negocio de malos quereres de colaboradores desaprensivos e inconformes. Procura tenerlo y que esté acorde con la Ley.

Autor: Geovanny Ramirez

Abogado en ejercicio; especialista en responsabilidad civil, seguros y derecho de transporte.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: