La responsabilidad de un vendedor de un vehículo cuando el comprador no hace el traspaso legal…… El Maldito Lio

vender-coche-830x460

La historia de la Comadre y el Corolla…..

Rondaba en 2014. Una tarde normal, mis compadres, mi esposa y yo salimos en busca a la caza de un vehículo para mi Comadre. Vimos todos los dealers que estaban entre la Bolívar y J. F. Kennedy; desde la Núñez de Caceres y hasta la Máximo Gómez. Ella quería un Honda Civic 2011 aproximadamente. Cuando le pregunté con cuánto contaba, me respondió: RD$575,000.00. Fue una grata sorpresa y le siguió una recomendación: “Comadre, si usted tiene ese dinero, ¿por qué no hace el esfuerzo de comprar un vehículo nuevo? Sé que no le da para un Toyota del año, pero una marca diferente con un monto pequeño mensual le ayudaría a no tener que andar en uno vehículo usado; aparte que se toman muchos riesgos con delares y vendedores independientes de oportunidades.

Mi Comadre, que la que quiero y adoro, pero como amor no quita conocimiento; también sabía que era terca hasta donde Dios podía más. Me refuto la idea bajo el alegato que no quería “deber” a nadie. Que con eso ella resolvía, porque era una persona de gustos “simples”. Como siempre, traté de convencerla y de imponer mi punto de vista; y como siempre, terminamos en un pleito épico.

alerta_estafa_traductores1Luego nos separamos porque el día no daba para más. Volví a hablar con ella varios meses después, me dijo que encontró una buena opción en un Toyota Corolla 2011 que un tío le consiguió. El carro le encantaba, se sentía estable, cómodo y grande. Admito que estaba bonito cuando lo llegué a ver. Y llegó la pregunta del millón: Comadre, ¿antes de comprarlo lo pasó por Plan Piloto y verificó en la Renta que estaba todo en orden? La respuesta fue: “…..Claro, mi tío se encargó de todo eso y está sano. Ya tengo tres meses con el carro y no puedo sentirme mejor”.

 Como sospechan,  fue sólo para callarme la bocaza.   

Varios meses después….

2.45 PM de un martes cualquiera del 2014: Me disponía a salir de mi casa luego de almuerzo y rumbo a mi oficina para iniciar la tanda vespertina; cuando sonó mi celular: “Geova…. Hola. Te necesito (sniff… sniff.)”.  (La escuché compungida y me preocupé) Comadre…. Y que pasa, dígame que le pasa, dónde está usted? “…..Ay Geova…. Estoy en Plan Piloto, detenida. Conmigo está tu Compadre y su Papá. …… Please, ven que no quiero amanecer aquí”.

Ya imaginaba por dónde iban los tiros….

Arranqué el vehículo y unos veinte minutos después estaba allá. Cuando crucé la puerta, veo al suegro de la Comadre sentado en el banco frente al Oficial del Día. Lo saludo y sigo para las escaleras, veo bajando a la Comadre y le pregunto: ¿qué pasó? ¿Por qué están aquí?…….. Ella me respondió: “¿Te acuerdas del Corolla que compré, el que tío me recomendó?… Pues parece que fue robado el año antepasado a punta de pistola a una señora en Santiago. Mi suegro vino a ayudarme con el traspaso y cuando chequearon el chasis del vehículo lo dejaron detenido ahí mismo. El llamó a tu Compadre, y vino ratito después; también lo dejaron preso. Luego me llamó a mí y vine para acá; y como el contrato está a mi nombre también me quieren dejar aquí……..   (Sniff… sniff) Yo no quiero quedarme presa, y mi suegro es muy mayor y si en el trabajo del Compadre saben esto lo van a botar……… porfa, ayúdanos……..”

Luego de escuchar detenidamente el relato no pude contenerme, y eché una carcajada que me oyeron afuera; hasta tuve que sentarme en el suelo de tanto reírme. Mi Comadre (entendí que por su estado nervioso y cuerda consigo misma, me propinó tremenda galleta en medio a la cara……) Como quiera no paré de reírme.

Al final del artículo, les diré como terminó todo.

Introducción

Como ya leyeron, a mis compadres los estafaron. Ciertamente un tío que trabaja en un dealer les presentó a un joven que vendía el Corolla a un precio relativamente bueno. Estaba en buenas condiciones y entendieron que era una oportunidad. El vehículo fue pagado en efectivo al muchacho, quien presentó una matrícula y una fotocopia de la cédula falsificada y alterada ambas. Nadie se percató de eso hasta que pasó lo que más arriba leyeron. La dueña real era una doctora en medicina cibaeña, efectivamente fue atracada y el vehículo sustraído; escondido por un año y luego vendido a mis Compadres.

Y con esto como intro, explicó a lo largo del artículo cuales fueron sus errores; que entiendo que ustedes, como lectores inteligentes que son, ya saben las respuestas.

Los Registros de Vehículo de Motor.

Todos los vehículos de motor deben ser registrados por la Dirección de Impuestos Internos (DGII). La Antigua Ley 241 creó el “Registro de Vehículos de Motor” a cargo de la DGII; de ese registro se extraen varios datos básicos que componen el Certificado de Vehículo de Motor, mejor conocido como LA MATRICULA. Que, como ya sabemos, todo vehículo en uso debe transitar por lo menos una fotocopia de este documento. Junto al marbete del seguro y la placa o chapa de registro son los documentos obligatorios para la circulación de los vehículos. Luego de estos tres se encuentra la “revista” la que fue eliminada en el pasado año 2016 y retomada por la nueva Ley 63-17 sobre Movilidad y Transporte, pero ahora se denominará “Marbete de Inspección Técnica Vehicular” a cargo del INTRANT o de personas o talleres autorizados delegados para las inspecciones de los vehículos.

Ahora bien; todo vehículo liviano o pesado debe estar registrado, y de aquí comienza su importancia jurídica. Todo carro, motor, jeepeta, camión o camioneta debe tener un propietario; sea persona física o jurídica, que se responsabilice tanto de la propiedad, la posesión como de la responsabilidad de los hechos en que se vea envuelto el vehículo. La DGII es la responsable de custodiar y demostrar la propiedad de los vehículos, y de su histórico desde el momento en que fue importado a República Dominicana y su entrada por el puerto de llagada; su importador, primer dueño y posteriores traspasos incluyendo las figuras jurídicas por las cuales se realizaron dichas transferencias (Compra-venta, adjudicación, donación, sucesión, Etc.) y las oposiciones por cualquier causa.

Lamentablemente, somos campeones en informalidades jurídicas de todo tipo. Y sólo basta con mencionar como ejemplo la no formalización de las transferencias de vehículos de motor. La mayor parte de las transferencias nacen por actos de compra-venta entre particulares. Normalmente las personas entienden que basta con tener la placa y la matricula, y a esas le suman una copia del contrato de compraventa; en su imaginario asumen que con eso es suficiente para demostrar que los propietarios son aquellas personas que figuran como compradores; situación que es un error garrafal.

En material legal mobiliaria, existe un adagio nacido de una presunción legal: “La Posesión Vale Título”, que queda recogida en uno de los artículos finales en el Código Civil Dominicano. Entiéndase presunción como un hecho jurídico que se supone existe sin duda hasta que se demuestre lo contrario; esto implica que si tienes cualquier bien mueble, se reputa que eres dueño de El. Sin embargo, en materia de vehículos de motor, puedes conducir un vehículo que no es tuyo; y se entiende que lo haces con autorización del propietario, entiéndase del Matriculado.

Los traspasos de vehículos de motor no sólo están hechos para recaudar impuestos; estas transferencias permiten modificar el registro, que a su vez, determina quién es la persona responsable del vehículo envuelto de un accidente de tránsito. Y, aunque parezca absurdo es real lo que a continuación encontrará: Si usted vendió su vehículo y no se aseguró de que hicieran el traspaso, el acto de compraventa no lo exime de responsabilidad en caso de que en manos de comprador o de cualquier tercero, aun sea mucho tiempo después de la venta, haya tenido un accidente con secuela de daños a la propiedad ajena y lesiones. No son pocos los casos en los que he participado como abogado en que un mal día se presenta un alguacil a la casa de una persona y le notifica una sentencia que establece que ella en su calidad de propietaria le debe a unos terceros una gran cantidad de dinero por un accidente que tuvo un vehículo a su nombre y que fue vendido años atrás.contrato-compraventa-vehiculos-830x460

A qué se debe esto:

En materia de responsabilidad civil (figura que establece que quien haya cometido un daño, debe pagar por él a la víctima), existe la figura de Comitente y del Preposé. El Preposé es el dueño o responsable de un bien que jurídicamente es de su propiedad, y por tanto se presume que es quién tiene la custodia de ese bien y quien determina su futuro y accionar; el Comitente es alguien que cuenta con la autorización del propietario para operar el bien, por lo que tiene la posesión y el control inmediato sobre esa cosa. Cuando un hijo choca el vehículo de su padre, siendo el padre el propietario legal de ese carro o jeepeta; el hijo es comitente del padre, por lo que será al preposé (padre) que se le reclamarán los daños ocasionados por ese vehículo. Este mismo ejemplo aplica a un empleado conduciendo un vehículo de su patrón o de la compañía para la cual labora.

Cuando no se traspasa ese carro que ya se vendió; la Justicia presupone que usted es el propietario, que mantiene legalmente la guarda, custodia y control sobre esa cosa; lo que le hace responsable de los daños que esta ocasione. La jurisprudencia ha aceptado dos eximentes excusables de este hecho para quien figura como propietario:

  1. Que lo haya declarado robado antes de que el accidente ocurriera. Lo que genera que se desplace al tercero que conducía ese vehículo, siendo esto una excusa aceptada por los Tribunales, pero debe existir constancia de haber dado notificación de ese robo.
  2. Que el contrato de compra venta del vehículo, aunque no haya sido presentado a la DGII para traspaso, fuere registrado en el Ayuntamiento de la Comunidad. La idea de este hecho es otorgar a la operación jurídica de la compraventa un fecha cierta, que permita entender a los terceros no vinculados con ese contrato que ya no pertenece al propietario original.

Esta última tiene un factor que se debe tomar en consideración. La DGII cobra el monto en dinero más alto entre dos valores: en el primero, cobraría un 2% del valor que tiene en tabla para ese activo en el registro de vehículos de motor; el segundo sería un 2% del valor que figure en el contrato. Esto se debe a que la DGII literalmente no pierde!!! Entonces, si el vehículo es vendido, pero no lo queremos traspasar por la razón que sea, vamos al Ayuntamiento pero allí deberemos pagar casi un 3% del valor que tengamos pautado en el contrato…. por lo que, como habrán hecho cálculos ya, es más efectivo que realicemos el traspaso de manera inmediata; de esta forma no nos veríamos involucrados en ningún proceso por accidentes de tránsito; mientras que si sólo lo registramos en el Registro Civil del Ayuntamiento, nos tocará participar en el proceso judicial y demostrar que hicimos ese registro para que nos eximan de responsabilidad; y que, como ya ustedes saben, la justicia muchas veces sólo es justa si haces un procedimiento correcto; dado que el Juez puede tener un criterio diferente al que entendemos debe imperar. En pocas palabras: HAGA SU TRASPASO Y SALGA DE ESO!!

A todo esto, ¿Qué papel juega Plan Piloto? Es la Dirección de la Policía Nacional que tiene por objetivo investigar todas las denuncias por robo de vehículos de motor a nivel Nacional. Como tienen la base de datos de esas denuncias, luego de un pago por tasa de servicio, realizan inspecciones por un señores denominados “Los Químicos” que a pleno sol caribeño y con uno sombreros de cana grandísimos, verifican el chasis y el número de motor; que esos datos concuerden con la matricula presentada y finalmente que ese vehículo inspeccionado no se encuentre reportado robado en el pasado. Pero Ojo: hasta las certificaciones del Plan Piloto se falsifican; por lo que lo ideal es que el vehículo que usted quiera comprar, siempre y cuando sea usado en nuestro país, lo lleve a Plan Piloto usted mismo. Que usted haga la fila y verifiquen en su presencia el vehículo. En iguales objetivos, antes de pagar al Vendedor, debe ir a la DGII y procurar una certificación de la placa o número de registro del vehículo de manea que se establezca si tiene oposición por robo o deuda, así como cualquier garantía prendaria que el vehículo pueda ser objeto.

Los Descargos ante la DGII.

Luego de la reforma fiscal del 2007 en la que se comenzó con el proceso de gravar los activos a manera de pagar impuestos por nuestras pertenencias; la DGII por norma creó un procedimiento que permite a los vendedores que luego de entregar el vehículo no haya sido transferido, puedan declararlo con una copia del contrato de venta y de la copia de la cédula del comprador; a forma de que en su registro interno coloquen esa transferencia no realizada, igualmente la DGII aplica una oposición a transferencias futuras y renovación de placa anual, forzando a los compradores a presentarse para resolver la situación de su transferencia.

CE94DCD0-4EB2-42AD-BF9A-A76DB55B1A53Luego entró en vigencia la Ley 492-08 que establece que un vehículo comprado usado, el comprador cuenta con un plazo de noventa días para formalizar esa transferencia; en la actualidad la nueva legislación 63-17 sobre Movilidad ratificó ese plazo. Transcurrido el tiempo permitido, comienzan a correr moras e intereses exigibles al nuevo propietario.

Este Descargo ante la DGII no sólo elimina de nuestro patrimonio el activo; sino que evita que figuremos como propietarios desde el momento en que se produjo el acto de compraventa; este nos permite estar libres de responsabilidad en caso de que en el vehículo vendido se cometa un ilícito penal o tengan un accidente en El.

Las Aseguradoras y las transferencias de vehículos.

En artículo anterior vimos que nuestra Ley 146-02 sobre Seguros y Fianzas, establece dos situaciones que deben tenerse claras:

  1. Toda persona que conduzca el vehículo se reputara que lo hace con autorización expresa del asegurado. Hecho que refuerza la teoría de comitente-preposé de la responsabilidad civil cuasidelictual.
  2. Que la póliza de seguro cubre al ASEGURADO, al CONDUCTOR y al PROPIETARIO del vehículo. Pero solamente dentro del límite de la cobertura. Lo que es altamente pernicioso para un propietario que vendió el vehículo tiempo atrás, pero ni hizo traspaso ni registró en la DGII la venta. Corre un riesgo de que en caso de diferencia entre la póliza y la indemnización pautada por sentencia, le sea cobrada a El de manera directa. Adicional de que siempre pende sobre su cabeza la posibilidad de embargos retentivos, conservatorios y ejecutorios para buscar el cobro del monto adeudado y del que posiblemente no tenga idea de que existe.

Un punto importante: Las aseguradoras aseguran el vehículo sea con una póliza básica de Ley o con una de Daños Propios aun cuando el vehículo esté a nombre de un tercero. Basta con que el asegurado presente un simple acto de venta. Sin embargo, si el vehículo es asegurado en una póliza de riesgos propios o seguro “full”, al momento que se tenga un siniestro que amerite una liquidación del vehículo, la compañía exigirá al asegurado que realice la transferencia por su cuenta y costo para poner el bien  a su nombre, para que tenga calidad suficiente y pueda firmar en el acuerdo de descargo y cesión de derechos.

En lo personal siempre he discutido esto, porque al momento de la suscripción del riesgo se le debe exigir el traspaso a su nombre a fin de que demuestre un genuino interés asegurable para proteger el bien; pero la costumbre es la contraria. Mis relacionados del sector siempre me responden: “La Ley no obliga a demostrar el intereses asegurable para el póliza de seguro obligatorio”, es cierto, la Ley establece claramente que basta con demostrar la propiedad para asegurar dado que se busca proteger a terceros del daño del vehículo; pero cuando tocamos el tema de pólizas de daños propios se mantiene el criterio por parte de los cuerpos de ventas, de asegurar sin necesidad de que el vehículo esté a su nombre; y como explico en el párrafo anterior, devienen situaciones incomodas para el asegurado cuando luego de una pérdida importante le exigen pasos nuevos que no le explican pero si lo contemplan en el contrato póliza.

Volviendo a la historia de inicio; el final fue el siguiente:

  1. Luego de una gestión bastante ardua de mi parte; y que la Comadre llamó a la mitad de la raza humana. Tanto a la Comadre, al Compadre y al Padre de él fueron excluidos de la investigación por haber demostrado a través del acto de compra venta que fueron terceros adquirientes de buena fe; y que eran víctimas del hecho.
  2. Los responsables de la estafa nunca fueron encontrados por las autoridades. El dinero quedó perdido.
  3. El vehículo fue retenido por la Policía Nacional. Luego fue devuelto a la aseguradora que le cubría a la asaltada los riesgos de colisión, vuelco y robo; como ya habían pagado el bien, pasó a ser de ellos. A pesar de los intentos hechos por los Compadres de que les vendieran nuevamente el vehículo por la aseguradora, el precio era tan alto que determinaron dejar eso así. La parte graciosamente sádica de esto fue que semanas después de los hechos narrados, el vehículo fue asignado a un ajustador interno de la compañía que resultó ser un gran amigo mío y mejor amigo de mis compadres. Como entenderán ustedes, cuando mi Comadre se enteró de eso, luego de llorar cual magdalena en medio de la crucifixión; maldijo teatralmente y con todas sus energías al tío que la asesoró para la venta; al maldititico que la engaño, a la aseguradora que no le dio el chance, al amigo ajustador que disfrutó por años el vehículo, y finalmente a mí por burlarme de su desgracia.

El precio del aprendizaje para mis compadres: RD$575,000.00 que se diluyeron en la cuerda, en tristeza y en los bolsillos de unos maleantes facinerosos que se aprovecharon de la ignorancia y la buena fe de la pareja.

dinero_perdido.jpg

Autor: Geovanny Ramirez

Abogado en ejercicio; especialista en responsabilidad civil, seguros y derecho de transporte.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: