III. Los accidentes de tránsito, ¿Cómo los manejamos? ¿A dónde vamos? ¿Qué debemos hacer?

Breve explicación de cómo enfrentar un accidente de tránsito desde el punto de vista judicial. Procesos previos a demandas por responsabilidad civil por accidentes de tránsito.

acctrans

Nadie los quiere, nadie los busca, pero todos estamos expuestos. En República Dominicana los accidentes de tránsito son una indeseable realidad que no sólo provoca momentos molestos, una pérdida de tiempo considerable; también lesionan nuestro patrimonio y exponen nuestra integridad física y familiar.

Como toda amenaza, es plausible de ser minimizada por medios convencionales y de prudencia; también puede ser transferida para que su costo no nos golpee de lleno (el caso de las pólizas de seguro); pero en cualquier escenario debemos saber cómo afrontarlas en caso de que nos ocurran.  En lo adelante del presente posteo, te menciono unos puntos básicos que a futuro desarrollaré ampliamente, pero por ahora me limito a que los conozcas y tengas presente.

Toma en consideración que estos tips son para que judicialmente te veas comprometido lo menos posible, igualmente son perfectamente aplicables si eres una persona física propietario de un vehículo o eres el encargado de transporte de una compañía.

  1. Mantén la calma; tienes que ver al accidente como lo que es, un hecho fortuito y que nadie quiso tener. Los accidentes generan obligaciones cuasidelictuales entre las partes, es un hecho que tendrá repercusiones en tu futuro cercano y a mediano plazo; lo que menos necesitas es que tus emociones nublen tu juicio. Por más rabia, incomodidad o desprecio que sientas no debes dejarlo salir; en gran medida, quien pierde la cabeza en situaciones como esta cede el control a la otra parte que está calmada.
  1. Auxilia a las personas lesionadas, procura calmarlas y que confíen en ti. Haz lo necesario para su protección. Todos somos humanos y nos podemos equivocar, tal vez no fuiste tú el negligente o responsable, pero tenemos un deber para con nuestros conciudadanos, y toma en consideración que tu contraparte está igual o más asustado que tú. Ayúdalo en caso de que esté lesionado o que su vida esté en riesgo; el abandonar la víctima es un hecho agravante de un accidente de tránsito. Cuando te quedas y das la cara, generas confianza y evitas mayores situaciones a futuro.
  1. Recopila la mayor cantidad de datos posibles de las personas envueltas. Nombre, teléfono celular y de su casa; en caso de ser menor o un envejeciente, contacta algún familiar que viva con El; igualmente dale tu número de teléfono. Anota la placa, marca, modelo y color del vehículo (No lo dejes a la memoria); preferiblemente toma una fotografía de la matrícula y licencia del conductor. Así prevés suplantaciones de conductores al momento de levantar el acta policial.
  1. Facilita las pruebas. Las fotografías y los testigos, son vitales. Este es el punto más importante de lo que has leído hasta ahora; los medios de prueba son lo que te harán ganar o perder un caso judicial; los argumentos son buenos y bonitos, pero no efectivos (te puedes topar con alguien que argumente mejor que tú). Toma fotografías de los vehículos antes de moverlos, que se vea la calle, la posición en que quedaron, en qué partes los vehículos tienen los daños; en la medida de lo posible, trata que se vean las placas y los vehículos completos, al margen que fotografíes otras posiciones. Las intersecciones y las líneas divisorias de las vías son importantes; trata de que las fotos expliquen por si misma el accidente. Los testigos son piezas claves; hay dos tipos: los que vieron el accidente por lo que son presenciales y los que llegaron después o que saben qué pasó de manera indirecta, estos últimos son referenciales. Procura en el caso de los testigos presenciales, tomar sus nombres, direcciones, teléfonos, y colócale al lado qué hacía cuando vio el accidente (Por Ejemplo: JOSE PEREZ, 809-111-1111, frutero; o SALVADOR P., 829-222-222 AMET); De tal manera de que si tu abogado los necesita para que declaren, sea fácil de ubicarlos físicamente y porqué estaban en la escena.
  1. Notifica a tu aseguradora, corredor de seguros o abogado de confianza. En las reclamaciones es que se ve lo bueno de las personas que te asesoran y los servicios que pagas; tu aseguradora te enviará una persona que te asista; mientras más rápido llegue, más probabilidades tendrás de tener menos problemas a futuro; los abogados te asesoramos de qué debes de hacer, a dónde debes ir y cómo debes informar de tu accidente. Normalmente las reclamaciones que nacen con una asesoría correcta, son las que mejor frutos dan.
  1. Reporta el accidente al organismo competente. Siempre que des tus declaraciones se objetivo. En caso de que sientas golpes o dolores primero ve al médico, y en caso de que tengas cualquier lesión infórmala en tu reporte. Este es un tema amplio y que amerita un espacio sólo para él, pero en principio te explico que la importancia del Acta de Transito o Parte Policial es que es el primer documento “objetivo” que se produce después del accidente y que recopila de manera oficial los hechos. De ahí la importancia de que sepas como decir lo que ocurrió, en la medida de lo posible y sin faltar a la verdad, se tú el ente pasivo; procura que la acción y el movimiento que describas sea de la otra persona, Ejem.: “Yo estaba detenido y me chocó”, “iba a cruzar cuando el otro vehículo me impactó”, Etc. En cuanto a tus lesiones o posibles dolores, notifícalo en ese momento, es preferible que a tengas contigo un certificado médico de un doctor que te haya visto. Toma en cuenta que tienes 48 horas después del accidente para reportarlo, mayor tiempo de ahí implicará una multa por reporte tardío a menos que tengas una buena justificación médica.
  1. No busques culpables, el momento de eso llegará; pero durante el accidente y en el trámite de reporte, limita los sobresaltos. ….Y volvemos al punto 1!!! ¿Por qué hago tanto hincapié en esto?, simple: Quien pierde el control se desacredita delante de los terceros imparciales que ven, recopilan y juzgan los hechos. Si estas tan molesto con la otra persona envuelta, tanto que no puedas controlarte; mejor no hables, aléjate e ignóralo. Límitate a completar el proceso y deja que alguien que te represente se haga cargo.

Imagino que esto te genera preguntas y comentarios; me puedes escribir a gramirez@rbmasesoria.com y con gusto te contestaré. Toma en cuenta que cada caso tiene sus elementos fácticos individuales, por lo que, aunque exista una ruta crítica para todo, cada uno es especial en si mismo. Ya en futuras entregas desarrollaré con mayor amplitud los puntos expuestos.

Autor: Geovanny Ramirez

Abogado en ejercicio; especialista en responsabilidad civil, seguros y derecho de transporte.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: